lunes, 20 de diciembre de 2010

Alejandro Magno


Alejandro Magno en Madrid
Encuentro de oriente y occidente
Por Gonzalo de Vicente
Hasta el 3 de mayo en Madrid.

La exposición de Alejandro magno, Alejandro III de Macedonia es una oportunidad para conocer la magnitud que supuso en su tiempo este hombre excepcional, así como sus logros. Uno de los periodos de estabilidad política, comercial y social que permitió un extraordinario progreso e intercambio cultural.

El vídeo inicial, que es de aproximadamente 20 minutos, nos transporta mediante las técnicas del 3D y de forma cronológica a esta época, 356 a.C.

Se muestra una visión general de las vastas extensiones de terreno que estuvieron bajo su dominio. Por eso se entiende que Alejandro magno, haya sido considerado durante mucho tiempo por algunos como un conquistador, por otros como un bárbaro, por otros por un salvador, y por otros como un Dios. La causa de todas estas calificaciones se debe al hecho del esfuerzo y empeño puesto por todos aquellos que le siguieron y creyeron en él.

Todas estas hazañas están basadas en el sueño que él tenía. Unificar las diferentes culturas existentes en el Mediterráneo. Para lo cual fue conquistando territorios desde Grecia hasta Egipto. La ciudad que concentro toda la riqueza de las diferentes culturas, estilos de vida, conocimientos científicos, Arte, Ocio y comercio de aquella época, se llamó Alejandría.
Esta ciudad fue el centro neurálgico del mediterráneo durante mucho tiempo. En frente de la costa se encuentra la isla de Pharo donde se construyó el faro de Alejandría para guiar a los navegantes. Considerado una de las siete maravillas del mundo antiguo.
El puerto está conectado con la isla de faro por un puente peatonal que disponía de una parte elevadiza que permitía a las embarcaciones entrar en el puerto.
La Biblioteca de Alejandría contenía libros recopilados de todas las regiones por donde su ejército pasó. Esta contenía más de 400.000 volúmenes de todas las disciplinas conocidas. Arte, música, astronomía, física, matemáticas…
Alejandría disponía de las materias primas, especies, descubrimientos y habilidades que se adquirían en las diferentes regiones conquistadas. Existían rutas comerciales desde los más recónditos lugares de Asia menor que tenían como destino final Alejandría.

Recomendable realizar la visita con bastante tiempo para poder admirar las obras de escultura, filigranas realizadas en metales preciosos, así como herramientas utilizadas.

Las diferentes salas y las proyecciones que se realizan en cada una de ellas con los motivos propios de las mismas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada